EDIFICIO JUNÍN – 2011

FICHA TÉCNICA

EDIFICIO JUNÍN
1ER PREMIO CONCURSO CAPSF/FADEA OBRA CONSTRUIDA 2015 – Categoría vivienda multifamiliar de baja densidad.
Año: 2010-2012
Ubicación: Junín 724 – Rosario – Sta Fé – Argentina
SUP. CUBIERTA: 300M2
SUP. SEMICUBIERTA: 200M2
UNIDAD A: SUP. 70 M2 EXCLUSIVOS
UNIDAD B: SUP. 55 M2 EXCLUSIVOS
Imágenes 3d: Fernando Panella
Fotografía: Sebastián Clavere, Gustavo Fritegotto, Flor Corsi

MEMORIA DESCRIPTIVA
Las reglamentaciones del Código Urbano de la ciudad de Rosario fueron determinantes a la hora de definir el partido inicial del proyecto.
En este distrito de la ciudad el índice de edificación máximo es “1” (uno), esto nos indica que podemos proyectar un edificio dónde el máximo de m2 cubiertos no supere la superficie del terreno. Contábamos con un terreno de 260 mts2 (8,66 x 30 mts.) y un pasillo contiguo de 40 m2 (1,34 x 30 mts.) que conduce a un lote en el centro de manzana. Es así, que disponíamos de un total de 300 m2 a los cuales aplicarle el índice “1”, y eso nos indicaba que sólo podíamos construir un edificio de hasta 300 m2 cubiertos.

La superficie cubierta disponible para proyectar un edificio de apartamentos resultaba insuficiente para un emprendimiento que sea económicamente al menos viable. Entonces, esta limitación nos obligó a pensar en una respuesta que reduzca la superficie cubierta al mínimo posible. La solución fue proyectar los espacios comunes del edificio como patios y galerías, pues el código urbano no menciona nada acerca de respetar alguna superficie máxima de m2 “semicubiertos”. Es así que, en la planta baja, sólo el espacio de la escalera se consideró como superficie cubierta, quedando el acceso peatonal y las cocheras resueltos por medio de patios y galerías. Los palieres de pisos también se consideraron semicubiertos y a todas las unidades se les colocó un balcón por donde se accede al interior de las mismas. De esta manera logramos ampliar la superficie útil del terreno de 300 a 600 m2 (300 cubiertos, 200 semicubiertos y 100 abiertos) amortizando el valor de la tierra de manera favorable.
Otra condicionante era la orientación sur del lote, el frente recibe las peores inclemencias del clima y prácticamente no tiene asoleamiento en todo el año. Es así que se proyecto un volumen alargado con un patio que lo rodea y permite que todas las unidades tengan buena ventilación y luz natural, ayudando también, a reducir el consumo energético. Un quiebre en el volumen del edificio responde a la posibilidad de que las unidades traseras “se asomen” a la calle y tengan vistas al parque de enfrente. Al haberse tomado la decisión de desvincular el edificio de las construcciones linderas (sólo los baños de los departamentos de adelante quedaron en la medianera) el proyecto pasó a ser una especie de bloque exento que intenta incorporar el paisaje, pero adquiere una fisonomía propia. Esta última decisión también responde a que el barrio es un sector de renovación urbana y se supone que irá cambiando su morfología a medida que se construyan nuevos edificios; y es por eso que el proyecto se presenta como una pieza autónoma que linda con construcciones que pronto serán reemplazadas por otras.

El edificio se compone de planta baja, tres pisos altos con circulación por escalera y terraza con solárium. La planta baja tiene características de “patio”, con un sector abierto y una galería semicubierta que conduce al hall de Ingreso. Cuenta con ingreso independiente a cinco espacios para estacionar vehículos. Los pisos altos (1º al 3º) poseen palier con ventilación e iluminación natural y dos unidades por planta.
Los departamentos pueden variar sus funciones según la necesidad del momento. Un ambiente único rectangular con ventanales a lo largo posibilita al habitante usarlo como un departamento tipo “loft” u oficina profesional, o dividir el espacio en estar-comedor y contar con uno o dos dormitorios.
Si bien a la hora de proyectar el interior de los de los departamentos no se conoce las características de los habitantes, y en este caso no se sabe tampoco si serán loft o departamentos con dormitorios, se intento dar un orden preestablecido por medio del mobiliario fijo. Se diseño un mueble que integra la cocina, el lavadero, el baño y el placard de guardado. Parte de este mobiliario se pensó para ocultar detrás de sus puertas algunos artefactos que a veces no quedan muy “lindos” si no son nuevos y modernos; Es por eso que se proyecto un lugar en el mueble que esconde el lavarropas, el calefón, la heladera y el microondas.

En ésta experiencia proyectual hemos podido abordar la arquitectura desde diferentes escalas, contemplando desde lo general hasta lo particular. Desde las reglamentaciones urbanísticas y la inserción de una nueva pieza en el tejido urbano, hasta la más pequeña escala doméstica que resuelve la ubicación de un electrodoméstico dentro de un placard.